TU NAMING,

BAUTIZA A TU IDEA

Querida lectora,

¡Feliz vuelta de vacaciones! Espero que hayas empezado el año con alegría. Y seguro que con mucha intensidad, ¿verdad? ¡2021 viene con fuerza! ¡Qué se lo digan a Filomena! A mí por ahora me ha retrasado la mudanza a Santander una semana 😅.

Pero no me importa porque este año, pase lo que pase, quiero aligerar, refrescar, ventilar y no tomarme todo tan en serio. Este año lo he bautizado con una palabra y es florecer 🌸 porque quiero sentirme plenamente viva, creativa y resiliente. Porque está claro que no podemos controlar lo de fuera pero siempre podemos cultivarnos por dentro.

Poner nombre a las ideas nos conecta y nos compromete. Poner nombre a nuestro proyecto lo hace mucho más real y por supuesto, es completamente necesario. Pero como todo, hay que hacerlo bien.

¿Y cómo es un Gran Naming?

  • Memorable: fácil de recordar. ¿No te ha pasado alguna vez que quieres comprar algo y no recuerdas la marca? ¡Imagina que le pasa eso a tus clientes potenciales!
  • Diferencial: no debe asemejarse a la competencia. Esto suele pasar cuando intentas hacer un nombre descriptivo. No te enganches por mucho que te guste, si se parece a otros o incluso está cogido el .com y tú quieres el .es, deja ir a tu idea. Vendrá otra mejor.
  • Fácil de pronunciar: ojo si tu negocio es internacional. Olvídate de siglas impronunciables.
  • Breve y simple: evita los nombres largos a no ser que lo justifique un storytelling bueno.
  • Libre: búscalo en la Organización Española de Patentes y Marcas primero. Luego revisa si el dominio y la red social que vayas a usar está libre.

 ¿Qué tipos de naming hay?

  • Descriptivos: describen lo que eres, haces, tu beneficio o tu diferencial. Por ej.: Gas Natural.
  • Emotivos: comunican una experiencia o una emoción. Por ej.: Canva.
  • Fantasía: buenos para hacer branding. Por ej.: Zara.
  • Marca personal: perfecta para consultores, coachs, servicios profesionales. Por ej.: Charuca que viene de Charo es un nombre de marca personal con un toque especial. También puedes ponerte el segundo apellido, por ejemplo, ¿sabías que yo me llamo Mónica Lara Lázaro Vercelli? Para emprender, me puse el apellido italiano de mi madre porque es más potente.

Después de esta explicación, ¡vamos al lío! Estos son los pasos a seguir:

  1. Elige tu tipo de naming.
  2. Haz una lista de atributos (sensaciones, emociones, asociaciones, objetos, animales, acciones, etc.).
  3. Crea un mapa conceptual con ellos y sigue generando ideas.
  4. Cuando tengas 10 naming, pásalas por el filtro de arriba: ¿es memorable, diferencial, fácil y registrable? No revises cuando tengas uno solo porque no es tan fácil pasar el filtro.

 

Hoy en el descargable te pongo el ejemplo de un proyecto que realicé para una empresa de eventos para PYMES. En mi web puedes ver más casos.

¿Te animas a crear tu naming? ¡A por ello!

Feliz viernes. Feliz año. Y feliz todo.

Mónica

PD: mil gracias por estar aquí. Si te apetece contarme algo, puedes hacerlo un poquito más abajo.